Cuatro actitudes que te convienen cultivar frente al dinero
30 de Agosto - 2018
Volver atrás
joven saltando

La forma en la que piensas sobre el dinero incide en tu comportamiento financiero. Por ello, te presentamos varios consejos para que amplíes tu perspectiva:

Escribe la historia entre tú y el dinero
Para cambiar la forma en la que interactúas con el dinero, debes primero saber cómo empezó la relación entre ustedes. Para eso, la herramienta más poderosa es escribir todo lo que tiene ver con el dinero y tu vida: tu primer recuerdo, qué te dijeron tus padres acerca de cómo gastarlo, qué aprendiste de la sociedad, etc. La idea es precisar cuáles referentes tienes. Esto así porque, a menudo, repetimos las creencias de nuestros padres o familiares, lo cual puede obedecer a un contexto y no ser necesariamente la norma por seguir. Por ejemplo, digamos que en tu niñez hubo mucha carestía y siempre escuchabas cosas como: "No podemos pagar eso". Entonces, por esto, la mayoría de las veces, independientemente de la cantidad de dinero que produzcas, seguirás con esta creencia en piloto automático.

Proyecta en positivo
Tener mejor manejo financiero se basa en la relación que tienes con el dinero. Imagina, ¿qué pasa si el dinero fuera una persona? ¿Qué pasa si solo te escucha decir cosas malas? "Nunca tengo suficiente”. “No puedo llegar a fin de mes”. “Las cosas cuestan demasiado”… Seguramente, “esa persona” entendería que te quejas demasiado y no querría estar a tu lado. Entonces, dado que subconscientemente predeterminamos nuestro accionar, nunca uses palabras negativas cuando se trata de dinero. Trátalo como si fuera un amigo y desarrolla con él una buena relación.

Haz uso de tus finanzas como si fueras una empresa
Recorta los gastos innecesarios, busca formas de ganar más e invertir para el futuro. Mantén registros, planes a corto y largo plazo, no te endeudes demasiado y monitorea tu progreso financiero. Así podrás construir un buen ahorro, incluso si tienes un ingreso modesto.

Si vas a resaltar tu educación, menciona la fecha de graduación o finalización de cada curso, porque los reclutadores quieren saber que obtuviste un título; pero también, que tu hoja está actualizada.

Agradece a diario
Adquiere el hábito de describir por qué debes agradecer. Puedes usar una oración tipo “Hoy agradezco por _________”, y añades una palabra diferente cada día. Esto te dará la oportunidad de cambiar tu modo de pensar de centrarse en lo que no tienes para comenzar a centrarte en lo que sí tienes. Esta es una gran práctica para momentos de desaliento y además es una tarea simple que te ayudará a dar un paso atrás y volver a evaluar tus prioridades.

Otra forma de agradecer es hacer saber a las personas que te ayudan lo importante que han sido para tu vida. Para esto no tienes que comprar cosas costosas un chocolatito y un mensaje basta. Así, sentirás que te rodean personas que te suman y sabrás que cómo gastas puede ser tan importante como la cantidad que ganas.

Compartir en: